La Neutralidad de la Red

19 February 2010

Quería escribir unas líneas sobre este tema. Por desgracia su importancia es mucho mayor que la que aparentemente perciben hoy la gran mayoría de usuarios de internet. Creo que todos debemos aportar nuestro granito de arena a su defensa. De no ser así puede que, como suele ocurrir, nos pasen por encima, decidan por nosotros y le tomen el pelo a la opinión pública tan bien que al final ésta acabe convencida de lo bueno que ha sido destruir la neutralidad de la red. Necesitamos criterio y eso no se consigue sin informar.

¿Qué es la neutralidad de la Red? Pues muy sencillo. Imagina Internet como una gran autopista por la que circula información y que llega a casi cualquier lugar del mundo. Cualquiera puede conectarse a esta gran autopista de datos, desde la más grande y poderosa de las empresas hasta tú y yo. ¿Qué es lo verdaderamente genial de esta autopista, de Internet? Que lo que circula por ella no está controlado por nadie. Independientemente de lo que mandes, lo que escribas, a dónde te conectes, qué programa uses para hablar con tus amigos, qué red social, etc etc…todo se transmite por esa autopista y nadie tiene derecho a decidir cómo circula esa información por la Red.

En este punto seguro que estás pensando que esto no te cuadra del todo. Que a ti internet te va mucho más despacio que a cualquier empresa grande, incluso bastante más despacio que a tu vecino del 4º. Bueno, pues aclaremos el concepto porque esta confusión se usa intencionadamente intentando hacer creer a los usuarios que velocidad y neutralidad es más o menos lo mismo. Y no tienen nada que ver!!! A la autopista que decíamos tú accederás a la velocidad que te puedas permitir, con un proveedor de acceso a internet de los que hay decenas. Pero dentro de esa velocidad que tienes contratada, ni tu proveedor ni nadie tiene derecho a hacer que una página web funcione mejor que otra, que un buscador no sea accesible, que una red social no funcione los lunes por la noche y sí los fines de semana. Nadie, empezando por tu proveedor a internet, tiene derecho a tratar de manera diferente la información que quieres que vaya y venga por esa gran autopista desde tu ordenador hasta cualquier parte del mundo.

¿Qué podría pasar sin neutralidad de Red? Pues mucho, muchísimo… Podrían pasar tantas cosas negativas que a uno se le quitan las ganas de escribir. Podría pasar lo que ocurre en China, donde el gobierno a través de los proveedores de internet decide a qué contenidos tienes acceso o no. Podría pasar que se violaran el secreto de las comunicaciones y se analizara tu tráfico de forma que si lo que se transmite es por ejemplo música la conexión se ralentice a un 10% de lo la velocidad que tú estás pagando (algo parecido ya lo está haciendo actualmente una operadora de cable en España). Podría pasar que cuando intentas ver videos de youtube la conexión estuviera limitada deliberadamente y sin embargo tu proveedor, o una empresa amiga de éste, podría poner en funcionamiento una web similar que funcionara sin restricciones.

Podrían pasar infinidad de cosas pero lo más grave, lo que resume lo que realmente pasaría es que Internet, como lo conocemos hoy, como el mayor y más eficiente medio de comunicación y red social que ha existido en la historia de la humanidad, desaparecería. Pasaría a ser algo más parecido a tener contratada la TV de pago: aquello a lo que tienes acceso simplemente depende de cuánto pagas y a quién.

El riesgo es tan grande que no podemos permitir que se ponga ni siquiera bajo estudio romper la neutralidad de Red. Es demasiado serio.

Así que ya sabes, si te interesa no dejes de hablar de ello. Tenlo en mente. Quéjate. Y sobre todo, desconfía de los políticos que no entienden el alcance del tema o de los que directamente defienden los intereses de las grandes compañías antes que los tuyos propios. Ambos son igual de peligrosos.


En defensa de los derechos fundamentales en internet

2 December 2009

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.